Esta práctica de poua o transferencia de consciencia se puede realizar en solitario o en grupo. Su objetivo es conducir a los innumerables seres que han muerto a una tierra pura de Buda. Todos los días, millones de seres humanos y billones de animales, mueren en este mundo por diversas causas. Si estos seres tuvieran la oportunidad de renacer en una tierra pura de Buda, alcanzarían la liberación permanente del sufrimiento y disfrutarían de felicidad pura y duradera.
Con esta práctica no solo les ofrecemos esta preciosa oportunidad, sino que además acumulamos gran cantidad de méritos que nos conducirán por el camino hacia una tierra pura de Buda. Realizamos esta ceremonia por el beneficio de aquellos que acaban de morir, tradicionalmente antes de que hayan transcurrido cuarenta y nueve días días a partir de la fecha de su fallecimiento.

Para preparar este ritual disponemos de hermosas ofrendas (flores, manjares, fruta, velas…) para Buda Avalokitesvara; si gustas, puedes traer tus propias ofrendas.